Chorreado de Acero Inoxidable

El chorreado de acero inoxidable consiste en proyectar abrasivos no metálicos a alta presión sobre superficies conformadas con este material.

Este proceso nos permite, no sólo eliminar la descontaminación y limpieza de sobrecalentamiento por soldaduras u otros requerimientos de calderería, sino además conseguir una superficie homogénea del material.

Según el abrasivo utilizado obtenemos diversas rugosidades que nos permiten tanto conseguir la homogeneización arriba descrita, como alcanzar la preparación de superficie apropiada en un substrato, para que se puedan aplicar los procesos de pintado requeridos por el cliente.

Los abrasivos no metálicos que normalmente utilizamos son la microesfera de vidrio y el granate; ambos en diversas granulometrías y según los requerimientos del proceso solicitado.